El hambre y las ganas de comer

La combinación letal para la quinta ronda sirvió como penitencia para encarar la prueba final de la temporada en Liga Nacional DiRT 4.

05/04/2018 | 18:30 (UTC Madrid)
Redacción: Javier Martín

Si la carrera del lunes en Liga Nacional Project CARS fue dura, el conjunto de etapas celebrado el martes por la noche se puede considerar incluso peor: el sorteo protagonista, puramente británico y formada por el Mini Cooper S en Gales, supuso ser, en combinación, una de las más difíciles en las que pilotar en la historia de Liga Nacional DiRT 4. Os contamos las claves a continuación.

Como siempre, empezamos por el vehículo: el Mini Cooper S, uno de los clásicos británicos más populares aún a día de hoy, junto a su poca potencia, rigidez y caja manual de cuatro marchas, puso las cosas realmente complicadas. La lentitud del coche, que en apariencia puede parecer beneficioso si el objetivo es sobrevivir, hizo que la manejabilidad se sintiera pesada, rígida y con poca respuesta, por lo que el control de este fue una ardua tarea, sobre todo si lo ponemos en el contexto de donde se realizaron las etapas.

Y aquí es cuando llega Gales, uno de los escenarios más duros de DiRT 4 o incluso el peor. La lluvia, el barro denso, el laberinto de árboles, la niebla, la noche… Son tantos los factores que determinan la complejidad de Gales que sería difícil elegir el más engorroso. Si sumamos todos estos factores, el número de participantes que llegaron a meta empieza a cobrar sentido, ya que sólo 8 pilotos fueron los que lograron acabar, con mucho mérito, la quinta ronda.

Ahora solo queda aguardar para la gran final que se celebrará el próximo martes, donde podremos saber quién se alzará con el título de campeón de Liga Nacional DiRT 4. ¡Te deseamos mucha suerte en dicha aventura!

Clasificación

Comentarios de la publicación

comentarios

2018-04-05T18:31:17+00:0005/04/2018|Crónica, DiRT 4, Liga Nacional DiRT 4|

Categorías

Últimos tweets